En los últimos años, la producción de carne (no carne) vegana ha mejorado notoriamente. Desde la primera Beyond Burger, de Impossible Foods, hasta ahora no ha pasado tanto tiempo. En este período, la carne vegetal se ha extendido tanto que han surgido nuevas marcas como Heura, de Foods for Tomorrow o las últimas Awesome Burger, de Nestlé. Pero, ¿cuáles son realmente los próximos avances en carne artificial?

Por ahora, sabemos que la compañía californiana de fabricación de carne de laboratorio a partir de células, Memphis Meats, ha conseguido 161 millones de dólares en una ronda de financiación. Este dinero lo utilizará para construir una planta piloto en la que producir carne a partir de células. De este modo, conseguirá la masificación de la producción y podrá llevar su producto al consumidor final.

Muchas empresas y personajes conocidos han decidido invertir en esta iniciativa. Tales como SoftBank, Tyson Foods o Bill Gates, entre otros.

La tendencia al consumo de este tipo de carnes es, cada vez, mayor. Aunque, hay que saber diferenciar entre las carnes 100% vegetales o aquellas producidas en laboratorios a partir de células madre.

Diferencia entre carne vegetal y carne de laboratorio

Hay opiniones enfrentadas sobre el consumo de cada tipo de carne artificial. Eso, lo dejamos a juicio de cada uno de vosotros. Pero, sí que os vamos a explicar en qué consiste cada una de ellas.

Las carnes veganas o “no carnes” tienen una procedencia totalmente vegetal, es decir, son fabricadas a través de plantas. Todas sus proteínas tienen un origen vegetal y, por lo tanto, no se requiere ningún tipo de contacto con los animales.

En cambio, las carnes de laboratorio como las de Memphis Meats, se crean a partir de células madre animales. De este modo, han creado carnes como la ternera, el pollo y el pato. El sistema que utilizan está basado en una tecnología de fermentación y cultivadores, que se ha explicado este pasasdo mes en el HIP 2020.

¿Cómo siguen, entonces, estos avances en carne artificial?

En este momento, la carne conseguida en laboratorio a partir de células todavía no se vende al público. Para que esto ocurra, una vez construida la planta para la producción en masa, debe aprobarse la venta al público y eliminar algunas barreras regulatorias.

Las expectativas señalan que, tal vez, esto esté solucionado en un par de años. Pero, debemos estar atentos para ver cómo avanza. No te preocupes, en Yecla33, ¡te lo contaremos!